• Galego
  • Español
Inicio >> Padres Somascos >> San Jerónimo Emiliani

San Jerónimo Emiliani

San Jerónimo Emiliani nace en 1486, en el seno de una noble familia veneciana. En 1531 decide abandonarlo todo para dedicarse a una misión muy especial: la de compartir su suerte con los pobres y vivir con los huérfanos.

En plena reforma católica, se forma espiritualmente bajo el influjo de la Cofradía del Divino Amor y de personas de la talla de San Cayetano Thiene (fundador de los teatinos) y Gian Pietro Carafa, que sería después Pablo IV. Muy pronto destaca entre los cofrades del Divino Amor, en Venecia, como un hábil organizador de las obras de caridad de la ciudad. Por este motivo, varios obispos de Lombardía le piden que reorganice en sus diócesis las actividades caritativas.

En torno a él surge un numeroso grupo de colaboradores y nace así la Compañía de los servidores de los pobres, hoy llamados Padres Somascos.

Muere en Somasca (norte de Italia) el 8 de febrero de 1537, vencido por la peste contraída asistiendo a los enfermos, durante una de las muchas epidemias que asolaron el Valle de San Martín.

En 1928 (exactamente el 14 de marzo) el Papa Pío XI proclamaba a San Jerónimo Emiliani como "Patrón universal de los huérfanos y de la juventud abandonada", título que, además de reconocer la genialidad de su obra y su intuición, le asigna la responsabilidad de interceder ante Dios, a nivel mundial, por los más pequeños y más pobres de la tierra: la infancia sin familia.